Cambios en las calles de las ciudades

la moto perfecta cuestiones de interés motero


MODIFICACIONES QUE AFECTAN AL TRÁFICO RODADO



LA CUESTION

Voy a hablar de algo que afecta a todos los usuarios de las vías urbanas como conductores de vehículos a motor y por lo tanto, los que nos movemos en motocicleta estamos incluidos en este supuesto perjuicio.

En varias ciudades, se han ido modificando algunas de sus calles de tal forma que repercute directamente en el tráfico rodado de forma negativa —aunque positiva para otros usuarios—. Modificaciones que consisten en disminuir el número de carriles de la vía para incorporar en la misma una vía ciclista, un carril bus o para ensanchar las aceras, y también la de restringir el paso de los vehículos por la calle en cuestión eliminando así el tráfico rodado.

Modificaciones en las calles de las ciudades que afectan al tráfico rodado como a los coches los taxis los buses las motos las bicicletas

Un buen ejemplo de esto es la ciudad de Valladolid (España), en la que recientemente se han hecho numerosos cambios de este tipo en sus calles: hablo del caso de Valladolid en mi opinión sobre Valladolid Ciudad Verde y Valladolid Central.

Este tipo de alteraciones en las ciudades pueden ser buenas, pero habría que analizar cada caso concreto porque también tienen su parte negativa.


MOTIVOS Y BENEFICIOS

Si las cosas se hacen bien, las autoridades que toman las decisiones de hacer estas modificaciones publicarán de forma razonada los beneficios o necesidades que lo justifican. Si el beneficio es mayor que el perjuicio o la necesidad es real, lo normal es que convenzan a la gente de ello y no siente tan mal cuando toque soportar su parte negativa. Lo malo es que hay veces que esa justificación no llega o las razones que dan son insuficientes o incluso incoherentes y no convencen, entonces es inevitable, al menos para mí, sentir algo de crispación en el momento de padecer las consecuencias.

En cuanto a los motivos de que se realicen este tipo de cambios que afecta al tráfico rodado, a mí se me ocurren los siguientes:

Masificación de peatones: Uno de los motivos de que una calle se convierta en peatonal o se eliminen carriles al tráfico para ensanchar las aceras puede ser este, que esa calle tenga un gran tránsito de viandantes y surja la necesidad de aumentar el espacio destinado a estos. En este caso y siempre que sea cierto, nada que objetar. Como peatón —porque todos los conductores también somos peatones en algún momento— estaré encantado de poder ir andando por esa calle sin tanto agobio y lo entenderé cuando vaya en mi vehículo y me encuentre con ello.

Medio ambiente: Un argumento muy potente y seguro que muy utilizado es la preservación del medio ambiente. Los vehículos de combustión —por ahora la inmensa mayoría— contaminan, lamentablemente esto es así y restringir su uso en el interior de las ciudades puede ser una medida para intentar mejorar el medio ambiente en general y mantener la calidad del aire en el interior de las ciudades en particular.

Este es un buen motivo de que haya calles del interior de las ciudades que se cierren a los vehículos y calles en las que se incorporen vías ciclistas o carriles bus —así se fomenta el uso de estos medios de transporte ecológicos—.

Si se ha prohibido la circulación de vehículos en una calle con este fin, por muy negativamente que me afecte como conductor, tendré que aguantarme ya que hay cosas más importantes en el Mundo que el que yo tarde menos en llegar a un sitio; pero claro, pudiera ser que estas medidas no sean todo lo eficaces que nos gustaría si el objetivo es el de mejorar el medio ambiente —lo explico en el apartado de consecuencias negativas—.

Inclusión a ciclistas: Puede ser que el motivo de suprimir carriles destinados al tráfico rodado para incluir vías ciclistas no sea otro que el de dar un lugar a las bicicletas, y con bicicletas me refiero a cualquier usuario de este tipo de vías, también pueden ser patinetes eléctricos o patines —aunque la mayoría de las vías ciclistas sean por normativa de uso exclusivo para bicicletas, no son las únicas que se ven rodando por ellas—.

Me parece muy bien, a mí como aficionado ocasional a la bicicleta, me gusta tener un sitio por donde ir fuera del asfalto. Circular en bicicleta por la carretera, aun siendo en ciudad, es peligroso y no se disfruta nada, y muchos conductores son irrespetuosos con los ciclistas. Ahora bien, también creo que hay estudiar las consecuencias en cada caso concreto y sobre todo, si existe un lugar alternativo donde colocar ese carril bici sin la necesidad de reducir el espacio de los vehículos a motor.

Mejora para el transporte público: Lo de que los autobuses tengan un carril preferente es algo que se ve mucho en las ciudades grandes, pero en otras no tan grandes no se ve tanto. Si se trata de una vía que se colapsa con frecuencia, es justo que se de este beneficio al transporte público para mejorar sus tiempos en los recorridos y con ello promover su uso.

Lo normal es que en estos carriles también estén incluidos los taxis que, aunque no es un transporte colectivo y por lo tanto no sea solución a la contaminación, no deja de ser un transporte público que sí mejora el problema del estacionamiento. También hay que decir que en algunas ciudades los taxis solo tienen permitido el uso de estos carriles cuando llevan clientes.

Y cómo no, tengo que resaltar el que haya ciudades en las que en estos carriles preferentes se incluyen motocicletas. Creo que es un acierto total: gracias a su ligereza, las motos no entorpecen prácticamente nada en estos carriles y sí alivian el colapso en los otros.

Creación de obra pública: Otra posible razón de estas modificaciones que se me ocurre es que lo que se busque sea crear obra pública, supongo que apoyada por algún motivo de los anteriores; pero si la necesidad de los anteriores no es muy urgente, puede que sea este el motivo principal.

No voy a detenerme en las creencias de algunos mal pensados que dicen que los gobiernos municipales se llevan su tajada con estas obras —aunque no faltarán casos en los que así sea—, a mí me parece bien que se invierta en bienestar y que se genere trabajo para las empresas locales.

Pero claro, no todas las obras públicas están justificadas, existen casos en los que lo único que se ha conseguido con ellas ha sido un desperdicio de los fondos públicos e incluso aumentar la deuda pública innecesariamente. Y estoy convencido de que no faltarán ideas de otros proyectos más necesarios o más beneficiosos para la ciudad; así que este motivo por sí solo a mí no me convence.

Medidas de seguridad sanitaria: No es muy entendible, lo sé, pero este es uno de los argumentos que el Ayuntamiento de Valladolid ha expuesto para justificar modificaciones de este tipo por toda la ciudad. Viene a explicar que como es necesario garantizar la distancia entre las personas —se refiere a lo de la distancia de seguridad preventiva ante la COVID-19—, hay que aumentar los espacios destinados a peatones y ciclistas.

Si aumentando las aceras y los carriles bici no se vieran perjudicadas otras áreas, yo estaría muy de acuerdo; pero lo normal es que para aumentar un espacio, haya que reducir otro. Y como argumento no me vale porque si este fuera el motivo real, en cuanto el virus deje de ser un problema, habría que restaurar las calles a su estado anterior.  


CONSECUENCIAS NEGATIVAS

Más tiempo: Si ahora me toca dar más vuelta para llegar al destino porque ya no se puede circular en vehículo por una de las calles que atravesaba, obviamente voy a tardar más en llegar.

Si ahora hay menos calles abiertas al tráfico, habrá menos alternativas, por lo que las alternativas que quedan estarán más congestionadas. Y si están más congestionadas, también voy a perder más tiempo porque que eso significa perder más semáforos abiertos y posiblemente, más atascos. Lo mismo pasa si se ha reducido el número de carriles en la vía, que los carriles que quedan estarán más congestionados.

Y los casos en los que se haya quedado un único carril por sentido en la vía, al menos en España, el límite de velocidad de la vía se habrá visto reducido de 50 a 30 km/h. Otro motivo por el que ahora se perderá más tiempo en los trayectos.

El tardar más tiempo en ir de un sitio a otro, por poco que sea, puede ser significativo cuando hay que hacer el trayecto todos los días. Y si es en horas de mucha afluencia, es muy probable que el tiempo aumentado sea considerable.

Más contaminaciónResulta chocante que una medida que se ha tomado para mejorar el medio ambiente termine empeorándolo, pero es fácil de entender… Cuanto más tiempo está funcionando un vehículo, más está contaminando porque más combustible está quemando: no tiene mayor misterio.

Más estrésEl tener que soportar un aumento en la duración del trayecto también supone un mayor estrés, y puede afectar de manera grave cuando se trata de atascos.

A veces, las consecuencias del estrés no surgen de forma instantánea, sino que se va acumulando y termina provocando problemas con los que no lo relacionamos.

Más gastoMás consumo de gasolina supone una mayor pérdida económica. Un mayor desgaste del vehículo supone tener que realizar los mantenimientos y reparaciones con mayor frecuencia. Lo normal es que el aumento del coste no sea muy grande, pero en muchos casos terminará siendo notorio al cabo del año.


. 


CONCLUSIÓN

Mi conclusión es que si se va a aplicar un cambio que afecta al ciudadano, y más aún si conlleva un gasto de dinero, el que lo decide tiene que explicar muy bien el por qué, así como el resto de detalles: sin convencimiento, no hay conformidad.

Y que cualquier cambio conlleva un beneficio y un perjuicio, así que hay que estudiar a fondo tanto lo que se busca como todo lo que además puede provocar. Y por supuesto, si el resultado no es el esperado o han surgido sorpresas negativas, está bien recordar que rectificar es de sabios.




Cuestiones relacionadas:

_____________________________________

CUESTIONES DE INTERÉS MOTERO

LOS PRODUCTOS QUE PROBÉ

LAS MOTOS QUE PROBÉ

INICIO 

   



Contacto: lamotoperfecta@hotmail.com

Comentarios