Opinión de la Benelli Leoncino 500 Trail

Reseña prueba opiniones Benelli Leoncino 500 Trail


 

Mi opinión sobre la Benelli Leoncino 500 Trail

(una de tantas opiniones)



UNA MOTO QUE SORPRENDE

Si tuviera que definir la Leoncino 500 Trail con una sola palabra, sería sorprendente. Yo era de los que no apostaba nada por esta moto y, sin embargo, me ha demostrado que se trata de una motocicleta muy válida la mayoría de las veces.

No es una moto que haya probado mucho, pero me permito la licencia de opinar sobre ella porque la he visto en directo durante muchos viajes, en situaciones de todo tipo. Es la moto de un amigo con el que he salido mucho y he visto muy de cerca de lo que es capaz, así como sus limitaciones.


Benelli Leoncino 500 Trail TKC 80 en la montaña en el campo con mochila bolsa equipaje


SUS PUNTOS FUERTES

Solo describiré dos cosas en este apartado, lo que no significa que deje la moto por los suelos. Hay que entender que se trata de una moto de precio contenido y es muy difícil que destaque en muchos aspectos cuando la comparamos con el resto de las motos del mercado. Cuando entra a jugar con motos que llegan a costar dos, tres o cuatro veces lo que esta, es lo que cabe esperar.

Estética: No me cabe la menor duda de que el que se haya decidido por este modelo ha sido porque le gustan las motos de corte scrambler. Esta moto lo es, y he de decir que es muy bonita, vista en directo mucho más que en las fotografías.

He visto a varios que se quedaron mirando un buen rato la moto estando aparcada, y hubo otros que se acercaron a nosotros para decir lo mucho que les gustaba. Muy pocas han sido las veces que me ha pasado eso con mis motos.

Calidad / precio: Con la promoción del momento, su precio se quedó en unos 5.700 euros nueva. Por ese precio y sabiendo que, a pesar de ser una marca italiana, es de fabricación china, probablemente uno no espere demasiado de esta moto; pero después de la caña que la he visto recibir, me atrevo a decir que es bastante buena si tenemos en cuenta su precio. Los componentes, sin ser de una calidad “premium”, no pecan de ser de mala calidad como sí he visto en otras marcas de bajo precio, son suficientes y eso ya es algo que está muy bien.

En cuanto a durabilidad, quizá sea pronto para dar una opinión contundente; pero la de mi amigo tiene 25.000 kilómetros en año y medio, eso puede dar una idea de lo que va a ser e insisto, mi amigo la mete mucha caña, por lo que me aventuro a decir que, reparando las pequeñas averías que la vayan surgiendo, puede dar mucho de sí.


SUS PUNTOS DÉBILES

Aunque no destaque en muchas cosas, lo importante es que sea suficiente en casi todo, y lo es. Ninguno de sus puntos débiles es tan importante como para desechar la moto a la primera.

AlumbradoEn todas las opiniones que vi de la Leoncino 500 Trail coinciden en esto, mi amigo también lo dice y yo pienso igual, el alumbrado de su faro es muy justito. Por el día es casi como no llevarlo, aunque lo bueno es que su luz de largo alcance no resulta en absoluto molesto para otros conductores y con él la moto se hace mucho más visible. Por la noche alumbra lo justo para ver por dónde se va, pero es muy mejorable.

AforadorTambién he visto que la gente se queja mucho de esto, que la moto va marcando un buen nivel de combustible y de repente, lo marca bajo sin haber una disminución progresiva. También es cierto, pero en su defensa diré que esto le pasa a muchos vehículos, posiblemente sea por la forma de su depósito.

Sea el motivo que sea, yo no lo veo un problema demasiado grande, tan solo hay que tener en cuenta los kilómetros recorridos desde su último repostaje sabiendo cuál es su autonomía.

EmbragueEsto es algo que no he oído a nadie hablar de ello, y muy posiblemente tenga mucho que ver la suerte que se tenga con la unidad de la que se trate. Estoy convencido de que siendo el mismo modelo, en unas motos el embrague saldrá más bueno que en otras.

La cuestión es que el embrague de la moto de mi amigo podría haber salido mejor. El tacto resulta bastante duro y la segunda marcha no siempre entra fina.

De hecho, con unos 20.000 kilómetros, le cambiaron los discos del embrague porque algo no iba bien del todo. La garantía cubrió una gran parte del coste, pero no todo.

Asiento: Tiene un asiento duro, lo que no significa que sea incómodo. Es verdad que de primeras parece que va a resultar incómodo, pero una vez en marcha, no lo notas así. En cuanto a cómo resulta después de largas tiradas, yo no puedo opinar, pero tampoco he oído a mi amigo quejarse.

Sin embargo, aunque lo del tema de la comodidad dependerá de la percepción de cada uno, dejo lo del asiento entre sus puntos débiles porque hay algo relacionado con él que se podría mejorar: su instalación. En cualquier otra moto el quitar y volver a poner el asiento resulta algo más o menos sencillo, pero con esta el ponerlo no resulta fácil que digamos, cuesta mucho encajarlo en su sitio.

Pintura: La moto es muy bonita y algo que ayuda a que lo sea es su pintura de acabado mate. La pintura mate tiene la ventaja de ser más vistosa que la brillante, pero también tiene el gran contra de que se raya con la mirada.

Mucho cuidado hay que tener para no dejar marcas en el depósito.


. 


CÓMO SE COMPORTA

Su paso por curva: Uno de los principales motivos por el que estoy sorprendido con esta moto es por cómo toma las curvas, especialmente las curvas cerradas.

Sorprende porque no tiene un motor muy elástico, ni unas amortiguaciones deportivas y esta en concreto calza neumáticos de tacos; sin embargo, su manillar alto y ancho junto con una muy reducida distancia entre ejes hace que facilite mucho las cosas.

Benelli Leoncino 500 Trail tumbando en curva con top case y alforjas

En autovía: Creo que es donde menos destaca. Por su escasa protección contra el viento, por carecer de control de crucero, por no tener un asiento especialmente cómodo y por llevar el motor bastante revolucionado a velocidad de crucero, no es la moto perfecta para hacer largos trayectos en este tipo de vías. Se pueden hacer, por supuesto que sí, con cualquier moto se pueden hacer; pero para eso hay otro tipo de motos más confortables.

Lo de que vaya bastante revolucionada podría mejorarse con un desarrollo más largo, pero penalizaría a la hora de salir del asfalto.

En off road: Y este es el segundo gran motivo por el que tanto me ha sorprendido la Leoncino. Su denominación “Trail” en el modelo no me convencía de sus capacidades en este terreno, creo que hace falta algo más que tacos en las ruedas para que una moto se desenvuelva bien en el campo y me daba a mí que esta moto no iba a dar la talla, pero en cierto modo, sí la da.

Benelli Leoncino 500 Trail con barro barrizal en la rueda y en el guardabarros

Tiene sus limitaciones, sus bajos en el motor no son muy brillantes, algo que tampoco doy una especial importancia, sin embargo, sí se la doy a las limitaciones de sus suspensiones: tocan tope con demasiada frecuencia en cuanto se la exige un poquito más de lo que son pistas sencillas.

Pero sí, me ha sorprendido para bien, la he visto pasar por todo tipo de terrenos y por zonas bastante complicadas más propias de motos mucho mejor preparadas.

En cuanto a protecciones de serie, carece de cubrecárter, por lo que es casi imprescindible añadirle uno si se va a usar fuera del asfalto. También la viene muy bien unas protecciones laterales, aunque no tenga un carenado que dañar, sí tiene elementos del motor a proteger. He visto esta moto besando el suelo en muchas ocasiones, y reconozco que exceptuando las manetas, resiste muy bien a las caídas.

Lo de sus bajos podría mejorarse con un desarrollo más corto, pero penalizaría a la hora de viajar por carretera.


OTROS APARTADOS

AerodinámicaViendo que se trata de una moto “pelada” en protecciones aerodinámicas, uno puede pensar que el viento se va a notar demasiado, y no es así. El hecho de que tenga un depósito de dimensiones reducidas y que no tenga ni si quiera una cúpula pequeñita hace que el viento que se reciba al conducirla sea el que venga sin corrientes añadidas. En otras motos que sí tienen algo como una pequeña cúpula o parabrisas, el viento se nota mucho más porque precisamente eso que lleva hace que nos lance el viento al pecho o a la cabeza; pero en la Leoncino eso no pasa y mi amigo y yo coincidimos en que no resulta para nada molesto el viento, ni siquiera yendo a velocidades por encima de las legales.

Otra cosa es la protección que ofrece respecto a la lluvia o al frío. En otras motos, por la forma de sus depósitos y carenados, cubren mucho mejor al conductor en cuanto al viento que viene de frente, resultando mucho menos mojado en días de lluvia y protegiéndolo mucho mejor en días de mucho frío. No obstante, al que le gusten las motos tipo scrambler o naked, tiene que vivir con esa carencia.

Potencia47,6 cv no parecen ser muchos para una motocicleta de media cilindrada, claro que hay que tener en cuenta que es el límite para poder circular con un permiso A2, y es para ello que está pensado.

La cosa es que a mí no me da la sensación de que se quede corta. Acostumbrado a motos que la doblan en potencia, no he echado en falta nada cuando la he probado: la moto acelera bastante bien, con ella se realizan los adelantamientos perfectamente y tiene una velocidad máxima muy decente —sobre los 170 km/h de marcador—.

Obviamente, le pasan factura situaciones como el enfrentarse a pendientes de gran desnivel o el llevar una carga importante.

SonidoPues he de decir que no suena nada mal. A mí me gusta cómo suena. No muy alto, pero sí lo suficiente como para hacerse notar.

AutonomíaCon un depósito de 13 litros no se espera mucho de ella en cuanto autonomía, aunque puede superar los 260 kilómetros según las situaciones, pero sigue sin ser una cifra brillante.

La moto consume entre 4,5 y 5,5 litros a los 100 km. A diferencia de otras motos, consume más yendo a velocidad constante en autovía y menos en carretera de curvas, supongo que se debe a que en autovía va más revolucionada.

Top case: Por el estilo de moto que es, parece que colocarla un baúl en la parte trasera la va a destruir estéticamente, pero yo creo que no es así, mi amigo se le puso y, dándola un toque distinto, me sigue pareciendo bonita.

Benelli Leoncino 500 Trail TKC 80 con baúl top case cofre

Acompañante: Creo que no es la moto más apropiada para viajar a dúo. Su asiento resulta bastante justo para el acompañante, aunque mejora mucho la comodidad de este si hay un top case en el que poder apoyar la espalda. No obstante, la reducida distancia entre ejes, la que beneficia en otros aspectos, y su asiento de dimensiones reducidas provoca que no disponga de un gran espacio para ir dos.

Fiabilidad: Pues tras los 25.000 kilómetros de uso exigente, los problemas de esta Leoncino 500 Trail ha sido lo del embrague que comentaba antes, alguna parada repentina del motor, probablemente debido a algún sensor, y la pérdida de la matrícula en dos ocasiones por culpa de las vibraciones y botes, algo que tras reforzarla no volvió a ocurrir.


CONCLUSIONES

Una moto muy práctica y polivalente para el que quiera estrenar máquina sin gastarse mucho dinero. Sin ser la mejor en nada, se defiende bien en todo.

Quien se sienta atraído por su apariencia y busque algo de estas características, yo creo que no le decepcionará, especialmente si no viene de motos con prestaciones superiores.


Benelli Leoncino 500 Trail haciendo off road






Otras reseñas:



_____________________________________

LAS MOTOS QUE PROBÉ

LOS PRODUCTOS QUE PROBÉ

CUESTIONES DE INTERÉS MOTERO

INICIO 

   



Contacto: lamotoperfecta@hotmail.com

Comentarios